Tag Archives: sistema legal

Cuando ser padre depende del sexo (¿genético?)

En enero nacieron nuestros mellizos – un niño y una niño por el momento. Como yo soy alemana los quiero inscribir también en Alemania… solo que por el momento no podemos.

Resulta que Alemania no acepta la doble maternidad. Y como A. legalmente todavía figura como mujer, no puede registrarse como padre de los peques. Ser padre en Alemania es genético(?)

En nuestro caso es fácil, esperaremos la reasignación legal del sexo y con el nuevo DNI haremos la inscripción conforme lo requieren las leyes (anticuadas) de mi país. Mientras tanto, bajo las leyes alemanas solo yo tengo la patria potestad de los niños.

Ahora, la inscripción conjunta en Alemania se basa en la presunción de que A., siendo hombre, es el progenitor biológico de los peques. Porque la paternidad alemana a nivel legal se basa en la herencia biológica – mientras para nosotros es una construcción social. A falta de esperma ha habido un donante – que no es el padre ni lo puede ser. El padre para mi es la persona que cambia los pañales, que baña a los niños conmigo, que comparte su vida…

Bajo la ley alemana, estar casado conmigo convierte a A. en padre de los niños porque se supone que los niños son fruto de este matrimonio. Y mientras en nuestro caso a nivel conceptual esto es correcto, a nivel genético representamos una situación imposible para las leyes alemanas. 

Y si ahora añadimos la opción R.O.P.A. (utilizando los óvulos del hombre transexual, la pareja mujer se embaraza y físicamente tiene los niños), la cosa se complica aún más. Porque ahora, una vez que la reasignación del sexo haya sido completada, a nivel genético los bebés tendrían dos hombres como padres. Algo que la ley alemana tampoco admite. Pero efectivamente la mujer gestadora no comparte genética con los niños, algo que hace años simplemente no era posible.

La realidad cambia más rápido que el marco jurídico…

Mientras tanto, al “convertirnos” en una pareja normalizada (lease “hetero”) en los ojos de la sociedad resolveremos este problema – por lo menos a nivel conceptual.  Caso contrario pondríamos una demanda para forzar el cambio. Pero llegado a la segunda / tercera / última instancia, A. ya será hombre y el objeto del litigio habría desaparecido, por decirlo de alguna manera.

Otra pareja tendrá que luchar por la maternidad / paternidad doble que no dependa únicamente de la genética.

Advertisements