Tag Archives: leyes

Legalidades – el nuevo DNI

A. ya tiene su nuevo DNI. No ha cumplido los 2 años de tratamiento de testosterona aún, pero nadie le puso pegas. Ya hizo la masectomía, se viste como un hombre, camina como un hombre, tiene voz de hombre, es un hombre. Quizás el trámite tan rápido se debe a que se trataba de un registro civil de una localidad pequeña. O tal vez el tema le parecía super interesante al funcionario de turno. O quizás a este funcionario le daba más bien igual. El resultado es el mismo: el DNI ahora representa la identidad de genero de A.

Lo peor que puede te pasar es un “no” (que a lo mejor es exactamente lo peor que te puede pasar)

La ley estipula de que tiene que tardar un mínimo de tiempo para cambiar de genero a nivel legal. Se supone que de esta forma no habrá personas que se arrepienten posteriormente (sí que las hay, independiente del tiempo que ha pasado – pero esto es otra discusión). El resultado no intencional de esta ley es que hay un cierto número de personas trans que lo pasan super mal cada vez que tienen que tomar un vuelo, recoger una carta de correos o hacer cualquier otro trámito que requiera la presentación de un DNI que en nada se parece a la persona que lo presenta.

La ley no dice que no puedas pedir el cambio antes.

En el peor de las hipótesis te deniegan el cambio y te informan que tienes que esperarte unos meses más. Y entonces puedes volver a pedirlo otra vez – esta vez respaldado por la ley de que sí has cumplido hasta con el plazo irracional contemplada por la misma ley.

Pero claro, si pides el cambio del DNI “antes del tiempo” puede que te digan que no. Es un “no” que facilmente se puede interpretar como un rechazo a la personalidad de la persona que lo pide – en un momento cuándo se siente más vulnerable. Así que es más fácil reclamar en Facebook y con los amigos de que esta ley es injusto e cruel – te obliga explicar tu vida personal a la señora de Correos que no tiene por qué saber que Raúl antes se llamaba Paula.

Sí, esta ley es injusta. Al mismo tiempo parece que incluye cierta flexibilidad. A. ahora ya tiene su DNI – antes de tiempo.

Lo peor que te puede pasar es que te digan que no. Y creeme, esto NO es lo peor que te puede pasar.

Advertisements

Cuando ser padre depende del sexo (¿genético?)

En enero nacieron nuestros mellizos – un niño y una niño por el momento. Como yo soy alemana los quiero inscribir también en Alemania… solo que por el momento no podemos.

Resulta que Alemania no acepta la doble maternidad. Y como A. legalmente todavía figura como mujer, no puede registrarse como padre de los peques. Ser padre en Alemania es genético(?)

En nuestro caso es fácil, esperaremos la reasignación legal del sexo y con el nuevo DNI haremos la inscripción conforme lo requieren las leyes (anticuadas) de mi país. Mientras tanto, bajo las leyes alemanas solo yo tengo la patria potestad de los niños.

Ahora, la inscripción conjunta en Alemania se basa en la presunción de que A., siendo hombre, es el progenitor biológico de los peques. Porque la paternidad alemana a nivel legal se basa en la herencia biológica – mientras para nosotros es una construcción social. A falta de esperma ha habido un donante – que no es el padre ni lo puede ser. El padre para mi es la persona que cambia los pañales, que baña a los niños conmigo, que comparte su vida…

Bajo la ley alemana, estar casado conmigo convierte a A. en padre de los niños porque se supone que los niños son fruto de este matrimonio. Y mientras en nuestro caso a nivel conceptual esto es correcto, a nivel genético representamos una situación imposible para las leyes alemanas. 

Y si ahora añadimos la opción R.O.P.A. (utilizando los óvulos del hombre transexual, la pareja mujer se embaraza y físicamente tiene los niños), la cosa se complica aún más. Porque ahora, una vez que la reasignación del sexo haya sido completada, a nivel genético los bebés tendrían dos hombres como padres. Algo que la ley alemana tampoco admite. Pero efectivamente la mujer gestadora no comparte genética con los niños, algo que hace años simplemente no era posible.

La realidad cambia más rápido que el marco jurídico…

Mientras tanto, al “convertirnos” en una pareja normalizada (lease “hetero”) en los ojos de la sociedad resolveremos este problema – por lo menos a nivel conceptual.  Caso contrario pondríamos una demanda para forzar el cambio. Pero llegado a la segunda / tercera / última instancia, A. ya será hombre y el objeto del litigio habría desaparecido, por decirlo de alguna manera.

Otra pareja tendrá que luchar por la maternidad / paternidad doble que no dependa únicamente de la genética.