Tag Archives: disforia

Disforia por un pelo

Alex se ha cortado el pelo. Hasta ahora llevaba el pelo corto, pero no mucho. Tenía aire de masculino, pero un masculino adecuado para una lesbiana. Le permitía permanecer invisible en público al no cuestionar demasiado el genero asignado por los demás.

Ahora lleva un corte de hombre. Y punto. El corte acompaña los cambios fisiológicos resultado de la testosterona. Lu voz que ha bajado una octava, los primeros pelos tímidos que aparecen en su rostro, la grasa que poco a poco desaparece de las caderas.

Y de repente su pecho, de tamaño considerable, se ha convertido en el punto de mira – tanto suyo como de los demás.

Disforia interna

Nunca le gustaron sus pecho, pero ahora le molestan. Desde que se ha cortado el pelo utiliza el binder todos los días, por muy incómodo que sea el procedimiento. Está consciente de que no es una solución a medio plazo. Cuando suban las temperaturas, el binder deja de ser una solución cómoda.

El miedo a la cirugía ha dado paso a una nueva experiencia de disforia – y a la búsqueda de una fecha más cercana para acabar con el problema. De Agosto ahora estamos hablando de Mayo.

La razón principal: la reacción de los demás. Los pechos ya no encajan con la nueva identidad en construcción que necesita validarse en publico.

Disforia externa

Tomando un café nos damos cuenta que los de la mesa al lado nos observan. De camino a la caja escuchamos que están hablando sobre “la moda de las personas trans”. Alex se siente incómodo y observado.

En correos no le quieren entregar un paquete, porque obviamente no es él la chica del DNI.

En el lavabo de chicas le miran raro. Y en el de chicos también. Ahora prefiere utilizar el lavabo de las personas con problemas de movilidad. Y le da mucha rabia no saber en dónde encaja.

¿Disforia?

 

Alex se mira en el espejo. Los pechos no encajan. Nunca les ha tenido mucho cariño, pero ahora le molestan. Le molestan porque le delatan. Porque generan dudas en las otras personas sobre si se trata de un hombre o una mujer.

A veces me pregunto cuanto realmente influye la sociedad en lo que sienten Alex y las demás personas trans*. Si nadie le mirara mal por tener pechos, ¿sentiría la misma urgencia de quitárselos? Si nadie comentara a sus espaldas (y en voz alta) sobre “esto de los trans”, si no tuviera que defender su decisión de hacer la transición frente a personas aleatorias, ¿seguiría siendo una necesidad tan urgente?

El mundo sigue siendo binario y moverse fuera de esta matriz resulta imposible. Los demás quieren que encajes. Y si no encajas, ya se encargarán en encajarte, y de hacerte saber cuál es tu fallo.

Con o sin pechos, el DNI tendrá que esperar a Noviembre… podrá escaparle a los comentarios aleatorios en público, pero solo mientras no tenga que enseñar el DNI.